HABLAR DEL CÁNCER

HABLAR DEL CÁNCER

Hablar de cáncer no es fácil. No sabes necesariamente qué decir. Y no es fácil predecir cómo reaccionarán los demás ante un diagnóstico de cáncer, los resultados del tratamiento o la reaparición de la enfermedad. Puede que tengas miedo de empezar a llorar, o que pienses que hablar de tus emociones es un signo de debilidad. También es posible que evite compartir sus sentimientos para no molestar o preocupar a sus seres queridos.

Pero es bueno hablar. Puede ayudarte a comprender mejor tus propias emociones y a tener más control sobre la situación. También puede reforzar la relación con tus seres queridos y darles una idea más clara de lo que estás viviendo. Y esto es lo primero que debes hacer para que te apoyen. El mero hecho de que alguien te escuche puede reconfortarte. Una vez que sepan por lo que estás pasando, las personas que te rodean probablemente querrán apoyarte en todo lo que puedan.

No hay una forma correcta o incorrecta de hablar del cáncer. Dependiendo de la relación que tengas con cada persona de tu vida, puedes decidir con quién hablas y qué dices. He aquí algunos consejos prácticos para hablar del cáncer:

Prepara el escenario. Decide a quién quieres contarle tu diagnóstico y cómo: en persona o por teléfono. Piensa en lo que quieres decir y en los detalles que puedes o no quieres compartir. Intenta anticipar las preguntas que te harán y prepara algunas respuestas sencillas. No tienes que responder a todo; tú decides lo que quieres guardar para ti.

Sé lo más sincero posible sobre cómo te sientes. Puedes sentir lo que sientas. No tienes que proteger a la gente ocultando tus miedos. Expresarlos es muy saludable. Si tus sentimientos son confusos, dilo. Una vez que rompa el hielo, hablar puede ser más fácil de lo que pensaba.

Facilitar una conversación en privado y en un entorno tranquilo. Cuando te sientas preparado para hablar, busca un buen momento y un lugar tranquilo donde la conversación no sea interrumpida. Apaga la televisión, el ordenador y los teléfonos móviles. Cierra la puerta.

Pide a otra persona que esté ahí para apoyarte. A veces puede ser útil que te acompañe alguien que ya conozca la situación. Esta persona puede apoyarle y ayudarle a responder a sus preguntas.

Inicie la conversación. Primero dile a la persona que tienes algo serio que contarle.

Comparta la información gradualmente. Las malas noticias son más fáciles de asimilar cuando se dan de forma gradual, unas pocas frases cada vez. Asegúrese de que la persona entiende lo que está diciendo.

No fuerces las cosas. Puede que haya momentos en los que no tengas ganas de hablar: es normal. Si te pasa esto, dilo. Ten en cuenta también el estado de ánimo de los demás si no están preparados o no quieren hablar.

No te preocupes si hay momentos de silencio. Puede que te parezca que tomarse de la mano o sentarse juntos en silencio es suficiente. Si el silencio te incomoda, puedes hacer a la otra persona una pregunta tan sencilla como: «¿En qué estás pensando?

Elige a alguien que hable por ti. Hablar constantemente de su diagnóstico o dar noticias sobre el tratamiento puede ser agotador. No es necesario que se lo cuentes todo tú mismo; puedes pedir a un amigo o familiar que corra la voz entre las personas que elijas.

accompagnement du cancer

HABLAR SIN HABLAR

Si hablar es demasiado difícil, hay otras formas de compartir tus pensamientos y sentimientos.

Correo electrónico y redes sociales. El correo electrónico y las redes sociales le permiten compartir sus noticias con tiempo para elegir cuidadosamente sus palabras, sin tener que repetir la misma información a diferentes personas. Esta forma de comunicación también puede ser menos exigente desde el punto de vista emocional. También tiene la opción de pedir a otra persona que escriba y responda a sus correos electrónicos, o que publique sus noticias.

Tableta o cuaderno compartido. Compartir una tableta u otro medio de comunicación puede permitir a una persona describir sus emociones y leer lo que sienten los demás, sin tener que hablar de ello.

Diferentes formas de arte. Para expresar tus emociones, también puedes escribir canciones o poemas, o buscar los que han escrito otros. O crea una pintura, un dibujo o una escultura que represente lo que sientes.

Presencia física. A veces sólo quieres que alguien esté ahí para poder sentarte tranquilamente al lado del otro, cogerte de la mano, abrazarte, llorar juntos o tener un hombro en el que descansar.

PERMANECER EN SILENCIO

Puede haber momentos en los que no le apetezca hablar del cáncer. Seguir realizando sus tareas cotidianas puede ser la mejor manera de afrontar la enfermedad. Hablar del cáncer puede aumentar su estrés en un momento en el que necesita toda su energía para afrontar el tratamiento.

Si es así como te sientes ahora, explica a los que te rodean que les avisarás cuando tengas ganas de hablar.

Con los conocidos y los colegas, puede ser más fácil y menos embarazoso decir sólo unas pocas palabras sin entrar en detalles. Dale una respuesta breve pero sincera y dile que aprecias su amabilidad.

parlon du cancer

Si tiene alguna pregunta, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

– 1 Parvis de la Défense 92044 Paris, La Défense.

– 6 Rue Massenet 94500 Champigny-sur-Marne

+ (33) 01 48 80 02 02

+ (33) 07 56 82 78 33

Formulario de contacto

1 + 7 =